VER, del mismo autor:

-- Biografía
- La Ondina del Algodonal

- Un pueblo y una vida en la pantalla de los recuerdos
- Tarjeta de Invitación

 

 
BENJAMÍN PÉREZ PÉREZ
(17 de mayo de 1914, La Playa de Belén - 18 de junio de 1998, Bogotá)
 
 

LA COLUMNA DEL LIBERTADOR
Por Benjamín Pérez Pérez


Este monumento no existía
cuando el señor Pérez Pérez
escribió el artículo
 

Cuando el día está aún verdecito (para emplear la expresión santandereana) el ronroneo de los aviones de las diversas empresas que operan en Cúcuta, es la mejor invitación que, a levantarse, recibe el ciudadano apegado todavía a las afelpadas colchas. Es la hora en que de todas las iglesias y capillas de la urbe se alza una multisonora orquestación de campanas. No hay ciudad de Colombia que le supere a Cúcuta en el gorjeo de sus torres. El rezongar de las hélices y el parloteo de los bronces desgrana una extraña pero cautivante polifonía que captada en el alma con toda plenitud, es una insinuación al músculo, una esperanza para el espíritu y una vibrante canción a la vida en cada amanecer.

Cúcuta, para usar el vocablo exacto, es una ciudad agradable.

La naturaleza derrochó todos los privilegios del trópico en este valle arrobadoramente bello del Pamplonita; y parece que, no contenta con la villa de construcción defectuosa que los antepasados asentaron sobre su suelo, fue por lo que la sacudió hasta sus cimientos con el terrible sismo de 1875 para dar paso a la bella y graciosa "Perla del Norte" que hoy exhibe sus admirables perfiles para orgullo de propios y asombro de extraños. Valle, cielo, ciudad y río, forman aquí un conjunto armonioso, positiva "concupiscencia para los ojos" y exquisito deleite para el espíritu.

 

Nota de laplayadebelen.org/:

El monumento fue levantado por iniciativa de los concejales, Carlos Jácome y Roberto Berti, a través de un Acuerdo que ordenó erigir "una airosa columna en piedra" para conmemorar el natalicio del Libertador en la colina donde se desarrolló la batalla. Fue construida por Pedro Tobías Vega -sobre una piedra, desde la cual, se dice, Bolívar dirigió el combate- en forma de espiral, empañetada con mezcla de cal y arena, de seis metros de altura. En la parte superior tiene una base plana que soporta una esfera. Inicialmente se denominó "Columna del Centenario", pero a partir del 28 de febrero de 1913 se llama "Columna de Bolívar"

Los temblores del 26 de noviembre de 1980 y 17 de octubre de 1981 la derribaron. Fue restaurada por la Sociedad de Mejoras Públicas. El cañón fue donado a Virgilio Barco Vargas por el Concejo de Turbo, en 1960.

Fuentes:

- Monografía ilustrada de San José de Cúcuta, diario La Opinión, marzo de 2002, Cúcuta.
- San José de Cúcuta, diario La Opinión: Un recorrido por los barrios y comunas, 30 de noviembre de 2004, Cúcuta.

Pero no pretendo ahora hacer el elogio de esta tierra ilustre, ni de sus hombres gallardos y emprendedores ni de sus mujeres deslumbradoramente bellas, ricas en virtud y donaire. Hay en la ciudad de Cúcuta una rampa denominada "Loma de Bolívar", señalada en la distancia por un sobrio monumento. A los hechos que conmemora la solitaria columna, quiero referirme. Allí en aquel sitio, el 28 de febrero de 1813 las banderas del ejército libertador se cubrieron de laureles. Allí quedó quebrantada la fortaleza moral del poderío español en la Nueva Granada, porque la acción de los valles de Cúcuta fue la clave de futuros triunfos que despejaron nuestro territorio de los cadalsos y de las cadenas de la tiranía.

Cada 28 de febrero, las diversas actividades de este amado valle cucuteño se dan cita y se hacen presentes en ese histórico sitio. Y qué mucho que el gobernante ilustre abandone durante una hora sus responsabilidades y afanes administrativos, que el sacerdote meritorio se aleje por unos instantes de su santuario, que el militar vigilante deseche por unos minutos sus preocupaciones cotidianas, y que el educador y el comerciante, el industrial y el obrero suspendan sus faenas y todos con una sola alma, con una sola mente y un solo corazón, enardecidos por un mismo fuego y estimulados por un mismo anhelo, se congreguen al pie de ese monumento y evoquen las brillantes gestas, fecundas en episodios de fantástica temeridad y de arrobadora grandeza, exornados de guirnaldas de victoria o fulgurantes de martirios que dieron vida a la República y abrieron para siempre los horizontes de luz de nuestra libertad.

¡28 de febrero de 1813! día de júbilo en el calendario de los fastos gloriosos de nuestra patria! En la tarde anterior el entonces coronel Bolívar, procedente de Ocaña, había pasado El Zulla con su ejército, un ejército de hombres desarrapados y enfermos por las vigilias, las Jornadas interminables y acosados por el hambre. Pero era un ejército de visionarios, era un ejército de héroes capitaneados por el Genio de la Guerra! Al amanecer marchó sobre Cúcuta y a las nueve de la manara se empeñó el combate en la histórica rampa, combate que fue una carga a la bayoneta porque los pertrechos de fusilería -según anotan los cronistas"- quedaron a los pocos minutos agotados. No pasaban de mil los combatientes. Y a eso del mediodía el enemigo empavorecido huyó dejando en poder de los libertadores la artillería, fusiles, pertrechos, víveres y veinte hombres muertos en el campo de la pelea.

La acción de parte de los españoles, estuvo dirigida por el general Ramón Correa, cuyo temperamento "mesurado y vacilante" debió de contrastar con la "inflamada nerviosidad" de Bolívar. Un vínculo de familia unía a aquellos dos adversarios. La esposa de Correa, doña Inés Miyares, era hija de don Francisco Miyares, Gobernador de Maracaibo, y de doña Inés Mancebo, quien fue la primera nodriza de Bolívar. Dice don Luis Pebres Cordero en su ameno libro DEL ANTIGUO CÚCUTA, de donde he tomado estos datos, que "es bien probable que aquellos dos Jefes, a quienes el destino ponía frente a frente. se abrazaran con efusión en medio de la lid, si tocando los resortes del afecto, uno y otro recordaran el hogar de aquella familia, del cual como de un árbol abrigante, tomó el uno jugo para alimentarse niño, y arrancó el otro una flor para acompañarse enamorado".

BENJAMÍN PÉREZ PÉREZ

Tomado de "Boletín Fiscal" -agosto a noviembre de 1953- revista de la Contraloría General del Departamento Norte de Santander.