MIS RECUERDOS DEL SESQUICENTENARIO DE LA FUNDACIÓN O
POBLAMIENTO DE LA PLAYA DE BELÉN

(4 de diciembre de 2012)

Guido Pérez Arévalo
 

 
Después de cuatro años de ausencia, volví a mi querídísima tierra. No obstante mis quebrantos de salud, Angélica Claro Claro, Secretaria de Cultura Municipal, Álvaro Claro Claro y Luz Marina Claro, presidente y Secretaria Ejecutiva del Centro de Historia, presionaron con tesón mi visita durante todo el mes de noviembre. Finalmente, a las diez de la mañana del 2 de diciembre abordé una buseta en compañía de Irma y de la exalcaldesa Rosalba Claro Sepúlveda. La carretera de Cúcuta a Sardinata parecía un camino de herradura. Paramos en la cresta de la cordillera, en un restaurante con mala estampa pero con buena comida. Irma me miró sorprendida cuando pedí un bocachico frito y una sopa caliente para espantar el frío.

Campo Elías Claro, hermano de Álvaro, nos esperó en el cruce. Pasamos el puente sobre el Algodonal con la alegría de quien se siente de regreso a casa. Vargas Llosa dice que "la patria es un puñado de lugares y personas que pueblan nuestros recuerdos y los tiñen de melancolía, la sensación cálida de que, no importa donde estemos, existe un hogar al que podemos volver". Tiene razón, lo he sentido cada vez que paso el puente. Nos bajamos en la Casa Mayor, la de nuestros mayores, invitados por el tío Fray Ismael Enrique Arévalo, el último sobreviviente de los hijos de mis abuelos Francisco y Juana de Dios. El primo Manuel Isnardo Claro fue el anfitrión. Ha vivido en la Casa Mayor durante el último año, acompañado de una cariñosa perrita y de varios telescopios que le permiten explorar el firmamento. Un grupo de niños asiste cada noche a sus sesiones de astronomía. Es arquitecto, pero se ha dedicado a leer todo lo que encuentra sobre fenómenos estelares. En una velada me mostró a Mercurio con minuciosas explicaciones sobre su distancia del Sol, diámetro, volumen, masa y perihelio. Si quería fascinarme lo logró con creces. Alrededor de Júpiter me mostró 4 lunas.

El primer día visitamos a mi querido amigo Aliro Claro Torrado. Lo encontramos enfermo, con los achaques de la edad; nuestra conversación fue grata, como ha sido siempre. Nos reunimos en la sala de su residencia con Cecilia, su esposa, y sus hijos, Javier, Aliro y Anyul. Aliro se mostró entusiasmado cuando le hablé sobre su descendencia de Tiburcio Álvarez, uno de nuestros fundadores. La curiosidad lo excitó cuando oyó el nombre completo de su ancestro: Tiburcio Valeriano Dionisio Álvarez de Castrellón Bayona. Varios exalcaldes, como Aliro, llevan la sangre de Tiburcio. Vólmar Ovallos Ascanio, alcalde actual, es de la misma descendencia.

En las horas de la noche hubo una entrevista para el canal de TV San Jorge, de Ocaña. Hablamos sobre la reseña histórica de mi tierra y agregamos algunos comentarios sobre historia familiar. Después nos trasladamos a la residencia del alcalde. Siento especial afecto por la familia Ovallos Ascanio: Margarita, Jesús Emiro, Sixto Nahún, Nohora (exalcaldesa) y Vólmar son hijos de mis inovidables amigos, fallecidos, Jesús Ovallos Arenas y Nelly Ascanio. Jesús también fue alcalde. Don Sixto, padre de Jesús, también. Todos conforman un clan de honrados alcaldes. Posteriormente, fuimos a la residencia de mi apreciada amiga Nancy Claro Delgado, hija de Aliro y viuda del exalcalde Beto Claro Lozano. Nos atendió con arepa y tamales.

 

El 3 de diciembre recorrimos las calles, con huellas en concreto rígido para los vehículos, rodeadas con piedras de río, que recuerdan el paso recio de la arriería. Y volvimos a admirar la arquitectura de tapia pisada, las cubiertas con teja de barro y el trabajo de madera en puertas y ventanas.
Además de las vasijas de barro, que lucen los colores y la flora del solar nativo, las calles muestran este año elementos de uso cotidiano en la región. Con mucha creatividad, los habitantes adornaron los muros con ramillones, zarandos, carretillas, cotizas, sombreros, canastas, catabres y tinajas. Ver muestra...
El aseo en las calles es riguroso, estricto. Los habitantes cumplen con esta regla sin necesidad de requerimientos o amonestaciones; lo hacen con gusto y con entusiasmo. Emulan en la conservación y mejoramiento de su tierra y, de alguna manera, se convierten en alfareros, pintores primitivistas, constructores de sus propios sueños...
Irma me pidió una fotografía de la antigua residencia de sus abuelos, José Dolores Pérez y Fredesfinda Pérez, en el predio rural Los Indios, frente al Colegio Fray José María Arévalo. Aquí la vemos con Manuel Isnardo. En este lugar nacieron, el notable escritor Benjamín Pérez Pérez, padre de Yolima y Ayda, las hermanitas Pérez, famosas por sus canciones y su belleza; y Rodolfo, exalcalde, padre de Irma. ¿Verdad que soy buen fotógrafo?



 
4 de diciembre de 2013, Sesquicentenario de la fundación de La Playa de Belén.
El 4 de diciembre, la banda marcial del Colegio Fray José María Arévalo tocó la alborada, a las cuatro de la mañana.
El alcalde, compañado de colaboradores de la Administración Municipal y amigos madrugadores, recorre las calles con la banda marcial del Colegio Fray José María Arévalo.

CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA
Monseñor Jorge Enrique Lozano Zafra, Obispo de la Diócesis de Ocaña y el párroco, R. P. Manuel Mendoza.
Con Irma, en la ofrenda.

Profesor Roberto Cantillo.

Celebración y reconocimientos. Condecoración Ramillón de Oro, creada por Acuerdo No.008, del 25 de junio de 2003, para exaltar los servicios prestados al municipio o por los méritos alcanzados en las disciplinas intelectuales, artísticas, deportivas y de la cultura en general. Una sorpresa bien guardada, que excitó mi emoción hasta las lágrimas. El Alcalde, Angélica, Alvaro y Luz Marina Claro habían presionado mi visita con este propósito. El galardón también fue otorgado al padre Ismael Enrique Arévalo Claro y a don Juan Hernando García, quienes no pudieron asistir a la ceremonia.

1. El Ramillón de Oro, condecoración municipal. 2. Debo confesar que recibí el Ramillón con humildad y, especialmente, con la convicción de que mis modestos aportes a la cultura de La Playa de Belén han surgido del corazón. Nunca reclamé ni esperé compensación alguna por el desarrollo de actividades que me han deparado grandes satisfacciones. El señor Alcalde y mis nobles amigos, Angélica, Luz Marina y Álvaro Claro Claro, han superado los límites de su generosidad. ¡Qué Dios los bendiga! Muchos playeros merecen la misma condecoración.
Diploma de la Academia de Historia de Norte de Santander, otorgado por resolución No. 100 del 3 de diciembre de 2012, "por sus valiosos aportes a la historiografía de nuestro departamento, a la Academia y en especial a su natal La Playa de Belén". Diploma y resolución firmados por los doctores Miguel Andrade Yáñez y Gustavo Gómez Ardila.
Palabras del profesor de la UFPS, Sixto Nahún Ovallos Ascanio, durante la entrega de una figura de cristal, otorgada por el Centro de Historia de La Playa de Belén, con motivo del Sesquicentenario, "por su invaluable aporte al desarrollo y promoción de la cultura del municipio, semillero para las nuevas generaciones y un legado a conservar".
El señor Alcalde, Vólmar Ovallos Ascanio, y su esposa, doña Milena Pérez de Ovallos, entregan la medalla de reconocimiento especial y el Decreto No. 000814, del 28 de noviembre de 2012, firmado por el gobernador de Norte de Santander, doctor Edgar Díaz Contreras, "por el compromiso constante y el tiempo dedicado a velar por el desarrollo político, cultural y social del territorio nortesantandereano".
1. Doña Milena Pérez de Ovallos y doña Angélica Claro Claro, Gestora Cultural, encargadas del protocolo. 2. Guido Pérez Arévalo.
 

Brindis por el Sesquicentenario de la Fundación, en el parque Ángel Cortés, a cargo del profesor Roberto Cantillo Claro.

HOY BRINDO POR:

- El suelo de esta tierra y el cielo que nos cobija, porque ellos cubren los restos y la historia de nuestros antepasados.
- La ancestral familia que en su seno regocija, su patrimonio genealógico como pan de vida.
- La grandeza de los hijos que sirvieron a su tierra, en el progreso y desarrollo en el arte y en la ciencia.
- La mujer Playera que con su belleza engalana el paisaje, y con su sencillez la estirpe y los valores de su cuna.
- La tenacidad del agricultor que en su feroz lucha busca arrancar el fruto de su paciencia.
- La juventud y generaciones venideras extasiadas en el porro los estoraques ,alcancen los sueños de su quimera añoranza.
- La presencia de todos uds y la espiritual coterránea ausente, unido en amor ferviente, hoy día de su sesquicentenario ¡Clame un viva a La Playa de Belén¡


La Playa de Belén, 4 de diciembre de 2012. Brindis por el Sesquicentenario de la Fundación, en el parque Ángel Cortés. En la primera fila: Sixto Nahún Ovallos Ascanio, Milena Pérez de Ovallos (Primera dama), Vólmar Ovallos Ascanio (Alcalde), Padre Manuel Mendoza (Párroco), Luis Eduardo Páez García (Presidente de la Academia de Historia de Ocaña), Guido Pérez Arévalo, Hacip Numa Hernández (Academia de Historia de Ocaña); al fondo, Irma Stella Pérez Armesto y Rosalba Claro Sepúlveda (exalcaldesa). Las palabras del brindis corrieron a cargo del profesor Roberto Cantillo Claro. Foto: William Arévalo.
Don Jesús Ovallos Sepúlveda, exalcalde de La Playa de Belén. Profesor de la UFPS, don Sixto Nahún Ovallos Ascanio; Alcalde, don Vómar Ovallos Ascanio; doña Milena Pérez de Ovallos, el párroco, R. P. Manuel Mendoza y doña Marha Pacheco de Páez. En la fila de atrás se encuentra el arquitecto Manuel Isnardo Claro Arévalo.
Banda Patatoque, de La Playa de Belén, con su estrella, Sebastián Tarek Peñaranda, el niño platillero, de 4 años. Sebastián, hijo y nieto de músicos, ha causado sensación en la provincia de Ocaña. También interpreta la flauta dulce y baila al son de sus platillos. Sus padres lo matricularon en la banda cuando estaba a punto de destruir todas las tapas de los peroles y cuanto tuviera forma de platillo en la cocina. El niño prodigio en materia musical, por su edad, seguramente participará en las fiestas del bicentenario, dentro de cincuenta años. Integrantes primera foto: Nando Peñaranda Ascanio, Diomar Peñaranda Tarazona, Adolfo León, Carlos Alberto Álvarez, Alirio Álvarez, Heidy García García, Fabio Andrés Bermúdez Arévalo, Campo Elías Pacheco Rueda y el niño Sebastián Tarek Peñaranda.
Integrantes de la banda Patatoque, segunda foto: Ramón Peñaranda Ascanio, Diomar Peñaranda Tarazona, Nando Peñaranda Ascanio, Adolfo León, Carlos Alberto Álvarez, Alirio Álvarez, Heidy García García, Fabio Andres Bermúdez Arévalo y el niño Sebastián Tarek Peñaranda.
Almuerzo en la Casa de la Cultura "Alonso Velásquez Claro". Se observan, el padre Manuel Mendoza, el señor Obispo de la Diócesis de Ocaña, Monseñor Jorge Enrique Lozano Zafra, doña Milena Pérez de Ovallos, don Jesús Emiro Claro, arquitecto Manuel Isnardo Claro Arévalo, doña Irma Stella Pérez Armesto, Guido Pérez Arévalo y otros...
En el muro exterior de la casona de la alcaldía, el Centro de Historia, presidido por don Álvaro Antonio Claro, develó una placa como homenaje a los fundadores. El acto se desarrolló a las 8:00 p.m. Por ausencia del presidente, Guido Pérez Arévalo acompañó al señor alcalde, Vólmar Ovallos Ascanio.
El profesor de la UFPS, Sixto Nahún Ovallos Ascanio, miembro de la Junta Directiva del Centro de Historia de La Playa de Belén, acompaña, en una fotografía, al señor alcalde. Los miembros de la institución creyeron conveniente la elaboración de esta placa para recordar los nombres de quienes fundaron y tejieron nuestra organización social.
Con doña Rosalba Claro Sepúlveda, exalcaldesa de La Playa de Belén.
La familia del alcalde.
El párroco, R. P. Manuel Mendoza, con el alcalde.

Martha de Páez, Guido Pérez, Hacip Numa, Irma Stella Pérez.
En la Casa Mayor, con el presidente y vicepresidente de la Academia de Historia de Ocaña, Luis Eduardo Páez y Hacip Numa H.
Vólmar Pérez Ortiz, Angélica Claro Claro, Jairo Claro Ovallos
y Guido Pérez Arévalo. Casa Mayor.
Danza en la obra de teatro, presentada el 4 de diciembre
en el parque Ángel Cortés, atrio de la iglesia.
Excelente fotografía, tomada en el Parque Ángel Cortés, el 5 de diciembre de 2012. De izquierda a derecha: Luis Alberto Sánchez, Milena Pérez de Ovallos (primera dama), Juanita Arévalo de Claro, Irma Stella Pérez Armesto, Vólmar Ovallos Ascanio (alcalde), Campo Pacheco Rueda, Álvaro Claro Ovallos, Angélica Claro Claro, Guido Pérez Arévalo y Manuel Isnardo Claro Arévalo.
Aquí, con la medalla de "reconocimiento especial", otorgada por decreto del Gobernador, Edgar Díaz Contreras. Me acompañan, el alcalde, Vólmar Ovallos Ascanio, el cantante y compositor Gustavo Quin y Angélica Claro Claro.
Preciosa obra desarrollada recientemente frente a Villas del Tejar.
Irma, con nuestro apreciado pariente, Alvaro Claro Ovallos.
Una foto para la posteridad, con un fondo alucinante. Algún día vendrán nuestras hijas y nuestros futuros nietos a posar como nosotros en este hermoso lugar. No parece apropiado que lo asocien a un Malecón, podría llamarse Paseo de los Fundadores o de los estudiantes, en fin, la imaginación puede ayudar.
Irma y Manuel Isnardo en la portada del Colegio que lleva el nombre de nuestro tío Fray José María Arévalo (Octaviano).





Residencia de don Ramón Ovallos Sepúlveda

Casa Mayor.
Aquí viví parte de mi infancia.








1. Sendero de ingreso a la planta física del Colegio Fray José María Arévalo. 2. Esta es la bicicleta, que entró en reversa, en el comercial filmado en La Playa de Belén por la multinacional CLARO. Su propietario, Diomar Peñaranda, la cuida como un tesoro porque ahora tiene valor histórico.
En la Exposición de Orquídeas, organizada por Roberto y Teresa Carrascal Pérez, con la colaboración de Luis Alberto Sánchez, posan, Irma Stella Pérez Armesto, Jairo Alberto Claro Ovallos y Manuel Isnardo Claro Arévalo.
 

 
Créditos: Algunas fotografías son mías, otras de Irma y, no pocas, seguramente fueron ordenadas por la Administración Municipal.