|MARIO JAVIER PACHECO GARCÍA|OCAÑA, 12 DE ABRIL DE 2013|

ASÍ SE BAILA EL BAMBUCO CARIBE


El Bambuco Caribe, originario de Norte de Santander, en particular de la Provincia de Ocaña, es el sustento para la realización del Primer Festival y Reinado Nacional del Bambuco Caribe, que se realizará en Ocaña entre el 28 de junio y el 1 de julio de 2013.
 - Concepto y Proyecto: Mario Javier Pacheco.
- Fusión: Saúl Pacheco y Juan Carlos Vergel .
- Intérprete: Rosita Rangel.
- Coordinación General Reinado Nacional: CHARLOT

GUIDO:

Es un placer saludarte y reconocer como siempre tu trabajo infatigable, continuo, por el desarrollo cultural de la provincia.

El Bambuco Caribe surge como una propuesta para la identificación rítmica, folclórica y cultural de los hijos de la provincia de Ocaña, quienes constituimos un híbrido étnico y socio cultural en el contexto geográfico que nos rodea.

Si estamos en Bogotá nos perciben como costeños por nuestra manera de hablar y nuestra alegría que exteriorizamos con mas extroversión que los andinos. Pero si estamos en la costa nos perciben como cachacos por nuestra cultura innata y la elegancia en el vestir.Considero que musical y dancísticamente podríamos tener las características de la elegancia del bambuco y la alegría que se desborda en el fandango.

El año pasado fui invitado como jurado al XXVIII Festival Nacional de la Cumbia en El Banco y nuestra representante, Nadya, que se llevó el virreinato, presentó La Machetilla como baile identificativo de la provincia, por eso estamos incursionando en este nuevo ritmo

No pretendo parecer pretencioso, pero los hijos de la provincia nacimos con características propias que nos distinguen y nos resaltan en los diversos sitios a los que la vida nos lleva.

Colombia es un país de variado y rico folclor que marca, de manera orgullosa a cada región del país en cuanto a ritmo y danza. La guaneña en Nariño, el currulao en la zona del Cauca, el fandango en Montería, el joropo en los llanos, el bambuco en el Tolima grande, (Huila, lo tomó como propio e Ibagué lo cultiva) la cumbia en el Magdalena y otro estilo de cumbia en Barranquilla, el vallenato en el Cesar, el torbellino en Santander, la guabina en Boyacá, pero en Norte de Santander nuestras producciones líricas las acompañamos de bambucos (Ocañerita, Brisas del Pamplonita) el departamento, a pesar de poseer grandes compositores y composiciones, no se ha preocupado por cultivar un ritmo que lo identifique como propio.

No pretendo con esto que el Bambuco Caribe nos identifique. Eso solo lo dirá el tiempo.

Contraté desde hace casi un año a Saúl Pacheco Ropero y a Juan Carlos Vergel, dos músicos profesionales para que emprendieran el reto de fusionar el bambuco con el fandango, cuyos compases no coinciden, no se encuentran y lo que parecía imposible, se logró gracias al tesón y profesionalismo de los dos compositores y a la asesoría del Maestro Raúl Rosero Polo, reconocido este año en Ibagué durante el Festival Nacional de Música Colombiana, como uno de los grandes del folclor colombiano. Lo llevé en Ocaña hasta la casa de Saúl Pacheco en la cumbre de la calle de la Amargura, y allí le dio la bendición al proyecto. Los resultados son evidentes y el ritmo ha gustado bastante.

El grupo Brisas de Torcoroma, dirigido por Luis Eduardo Pérez, con algunos integrantes de El Carmen y de Ocaña, realizó la creación coreográfica.

Los trabajos, por gestión del representante a la Cámara Ciro Rodríguez Pinzón, se entregaron en sesión privada a la Ministra de Cultura Mariana Garcés, quien manifestó que le gustaba y que esto abría una nueva página en el folclor colombiano.

Así terminamos todos embarcados en el proyecto para realizar el Primer Festival y Reinado Nacional del Bambuco Caribe, en Ocaña, entre el 28 de junio y el 1 de julio de 2013, con algo de aportes del Ministerio y de la Alcaldía, en cabeza de Jesús Antonio Sánchez

Tu aporte, como persona, como historiador y como conductor de la opinión pública a través de tu prestigiosa página Playa de Belén, es fundamental para que el certamen cuente con la altura que requiere.

Perdona la extensión y el desorden, pero tu nota evocó viejos tiempos compartidos, Mario Javier Pacheco