MIGUEL ÁNGEL QUINTERO
 
 
Biografía
Biografías Célebres(Diario La Opinión)
Libro de Poemas
(Cortesía de Liliana Quintero Zurek)
 
 
Semblanza
(Luis Eduardo Páez García)
Ocañerita
(Gabriel Angel Páez)
 
  
 
Letra y música de Ocañerita - MAKORE ORQUESTA
(Cortesía del Dr. Luis Eduardo Lobo Carvajalino)
 
 

 

Quienes han frecuentado el trato de Miguel Angel Quintero saben, que tras su talante campechano, informal y franco, se esconde un poeta autodidacta, de alta lira, nacido en la Ocaña legendaria, de buena cuna supo imprimirle a la vida ese rasgo de distinción que sólo se da a los espíritus superiores. Sus vivencias provincianas le dieron suficiente oportunidad para enriquecer su acervo poético. Campesino por atavismo, en el campo y su gente halló el filón de donde extrae parte de sus hermosos versos:

"...yo me siento árbol
clavado en la tierra;
pero algunas ramas,
las que son más fuertes
las que son más altas
divisan paisajes
con nubes y garzas".

Saúl Calle Alvarez

 

 

Guido:

"Como anécdota coloquial, contada por el entrañable amigo de papá, Saúl Calle Alvarez, la música y letra del bambuco "Ocañerita", nacieron así: José M. Morales Berti, casado con Agripina Pacheco (tía de Papá), fue el propietario del teatro Morales Berti. A la inauguración fue invitado Rafael Contreras Navarro, para que amenizara la reunión con una de sus obras; pero el portero no lo dejó pasar porque llevaba unas copitas de más. El había escogido, para la presentación, un bambuco de su autoría, titulado "Morales Berti"; su disgusto fue tan grande, por la actitud del portero, que decidió cambiarle el nombre al bambuco por el de "BARBATUSCOS".

En alguna ocasión, papá se encontró con él y le dijo que tenía una letrilla para que le adecuara la música. Rafael le preguntó: ¿Cómo se va a llamar? Papá le contestó: "Ocañerita". Entonces el maestro Contreras Navarro adecuó el bambuco "Barbatuscos" a la letrilla de "Ocañerita". Así nació el bambuco, convertido ahora en himno de los ocañeros, que nos hace vibrar cuando lo escuchamos y el orgullo sale a flote.

"Sobre los Poemas: Mamá, Clara Zurek de Quintero, quien siempre tuvo la inquietud de reunir en un libro los escritos de papá, poco a poco fue recopilando todos los poemas y Saúl Calle Alvarez, ocañero, músico, compositor, historiador y amigo del alma, corrigió, con la anuencia de papá, la recopilación y escribió la presentación del libro "con el cariño de dos hermanos". Saúl hizo la corrección en su finca "Tacaloa", de San Francisco (Cudinamarca), el 25 de Junio de 1988.

 
 
 


"El libro fue editado por su hijo, músico, Mauricio Calle Ujueta y se entregó en una reunión familiar en Cúcuta, el 24 de diciembre de 1988. Papá, ya enfermo, se emocionó mucho y se tomó su último trago. Murió en Bogotá el 4 de agosto de 1989.

"Se editaron muy pocos ejemplares, para hijos, nietos, familiares y amigos. Como dice Saúl: "Su escasa producción es suficiente para dejar indeleble huella", y para que "…en ancas del 'fosforito', Miguel Angel los lleve a "…viajar por las trochas del viento y del recuerdo".

"A través de este libro conocemos el alma campesina, su sencillez y sensibilidad, su alegría por amar y vivir; y donde refleja el amor a su esposa, a sus hijos, a sus amigos y a su tierra: Ocaña.

"Espero esto sea un aporte para aclarar los malos entendidos, un saludo. Liliana Quintero Zurek"