GABRIEL ÁNGEL PÁEZ TÉLLEZ

OCAÑA
Símbol
os


 
 
BANDERA

Ideada y popularizada por Juan Manuel Duque Carvajalino:

Largo dos veces lo ancho, dividido en cuatro rectángulos iguales, con los colores blanco y verde contrapuestos. El primero superior verde, el segundo superior blanco, el primero inferior blanco, el segundo inferior verde.

Texto: "Historia y Geografía del municipio de Ocaña" de Mario Javier Pacheco.
 
 
ESCUDO

Es el mismo de la Ocaña española popularizado por Luis Eduardo Páez Courvel, aunque en 1978, sin presentar argumentación heráldica, le suprimieron algunos elementos. Consta de :

1. Corona Ducal: Otorgada por Pedro el Cruel en 1360.
2. Dos elementos rampantes: Por haber pertenecido a los reinos de Castilla y de León.
3. Torre Brigia: Sede del gobierno ocañense, destruida en 1570, año de nuestra fundación.
4. La mesa: Por estar construida sobre una meseta.

Texto: "Historia y Geografía del municipio de Ocaña", de Mario Javier Pacheco.

 
 
 

LOS SÍMBOLOS OCAÑEROS
Por: Gabriel Ángel Páez Téllez

Escudo, bandera e himno:

1. EL ESCUDO

Ocaña, Norte de Santander, tiene enraizada esencia hispánica. Fue fundada el 14 de diciembre de 1570 y cinco años más tarde, por Cédula Real, fue reconocida como ciudad.

Con base en lo anterior, se le confirió Escudo que era lo usual. Por ejemplo, al permitir los reyes españoles la fundación de la Villa de Medellín, le conceden escudo de armas; algo similar debió ocurrir en nuestro caso, ya sea al fundarse Ocaña, en el año antes citado; o al reconocérsele el carácter de ciudad; lo cierto fue que el escudo original concedido a nuestra Villa, se perdió en la noche de los tiempos; y entonces, en lugar de procurarnos nuestro propio escudo, se tomó prestado, en primera instancia, el escudo de la familia del fundador: Capitán Francisco Fernández de Contreras; después el escudo de la ocaña española, y finalmente, en el año de 1978, con motivo de la conmemoración de la Gran Convención de Ocaña, el honorable Concejo lo oficializó.

El escudo de la ciudad ofrece las siguientes características: Forma de blasón y sobre fondo azul intenso, un castillo almenado de la época de la fundación de la Ocaña española, construido en ladrillo rojo (ocre), como roja es la puerta de entrada. Sobre el castillo, una corona ducal adornada con piedras de color verde verde y rojo.

El escudo fue tallado en piedra y traído a la ciudad de Ocaña por don Alfonso Carrascal Claro el 2 de abril de 1978 e incrustado a la entrada del palacio municipal.

(Digna de emulación para la ocañeridad el liderazgo cívico y la labor artística y cultural de don Alfonso que fue Alcalde de Ocaña en el año de 1972)

A la ceremonia del Sesquicentenario asistió el presidente Alfonso López Michelsen, estadista de ancestro ocañero.

El escudo, no complació del todo a los ocañeros; porque los elementos que lo constituyen, nada tienen que ver con nuestra ciudad, excepto el origen español.

Una de los intelectuales ocañeros que le hizo crítica fundamentada al escudo fue el Dr. Mario Javier Pacheco García (Véase la revista de Ediciones mapache Número 7, página 73).

Comparto las apreciaciones del amigo Mario Javier, porque lo ideal es tener el escudo que nos confirió la corona española; pero al no ser posible, entonces se debió optar por un escudo diseñado con los elementos característicos de nuestra ciudad.

Para hallar un diseño apropiado, ceñido a la heráldica, se hubiera podido acudir el talento artístico de los hijos de Ocaña; que en años anteriores, ya se habían pronunciado al respecto:

El castizo escritor y periodista Juan Romano Marún sugirió cambiar la Torre por la Columna de los Esclavos (Columna de la Libertad); en igual sentido se pronunció por la época don Carlos Luna Hoyos.

Don Miguel Duque Carvajalino elaboró un escudo en forma blasonada. En su centro dos anillos entrelazdos, la columna de los esclavos (Columna de la Libertad) y al pie del anillo inferior la palabra Ocaña.

Como puede apreciarse: había propuestas, pero el Concejo de Ocaña en el año de 1978, parece que no las analizó y actuando sin mayor análisis del caso, se inclinó por el escudo que actualmente tenemos; y que paradójicamente, no obstante tener fama de artistas y talentosos artesanos, esta solución del menor esfuerzo, nos presenta como carentes de iniciativa para diseñar nuestro propio escudo.

La historia del moderno blasón, hoy incrustado en las paredes del palacio municipal en el Parque 29 de Mayo, también tiene su historia:

El doctor Laureano Gómez Castro, en su época de prestigioso líder político, en sus inquietudes culturales y afecto por el terruño insistió en que se rescatara el escudo de Ocaña otorgado por la Corona Española.

(Es importante anotar, que en el libro Seudónimos Célebres y Síntesis Biográficas del escritor antioqueño Jesús Correa Viana, en la página 56, aparece que Cornelio Nepote (Laureano Gómez Castro), que fue presidente de Colombia, nació en Ocaña el 20 de febrero de 1889 y murió en Bogotá el 13 de julio de 1965.)

Otros biógrafos del ilustre estadista dicen que Laureano, era bogotano y sus padres eran ocañeros; lo importante de todo esto fue que Laureano tuvo grandes afectos por Ocaña y quiso que nuestra ciudad, al igual que otras ciudades de ancestro español, tuviera el escudo original. Se hizo exhaustiva investigación al respecto, pero el blasón, no se encontró.

Para subsanar lo anterior, se acudió, como anotaba antes, al escudo de la familia del fundador, y luego se copió el escudo de Ocaña que muchos coterráneos conocimos y que llegamos a querer como el de nuestra noble ciudad.

Este escudo copiado textualmente de la Ocaña española, no se hizo en la ciudad como escudo para ella. Lo que sucedió fue que el notable historiador y humanista, Luis Eduardo Páez Courvel, en el año de 1942, siendo rector del Colegio José Eusebio Caro, hizo pintar el escudo de la Ocaña española, para el mosaico de la promoción de bachilleres de ese año.

El escudo fue elaborado artísticamente por José Manuel Guerrero y gustó mucho a las gentes de Ocaña y decidieron dejarlo como el símbolo de nuestra ciudad, pero el doctor Páez insistió en que Ocaña merecía su propio blasón y que el escudo de la Ocaña española debería ser provisional. Por lo anterior, este escudo nunca se oficializó.

En la opinión de paisanos amigos, y que comparto, lo ideal es un blasón propio; el escudo actual de nuestra amada ciudad, es el escudo anterior: Le suprimieron los leones rampantes y la Mesa que sólo quedaron como recuerdo en las viejas carátulas de la prestigiosa revista Hacaritama.

 
EL ESCUDO DE LA PROVINCIA DE OCAÑA

Conocí este escudo diseñado por el señor Mauricio Calle Ujueta en 1976 a través de la revista Mapache.

En mi condición de presidente de la Fundación de Residentes de Ocaña y su provincia en Medellín y su área metropolitana FUROCAÑA, lo di a conocer a la junta directiva a mediados del año 2000.

El Escudo de la provincia de Ocaña, en opinión de la gran mayoría de nuestros afiliados, y que compartimos los directivos de FUROCAÑA, es un buen diseño, pues integra, entre otros elementos históricos a los diferentes municipios.

Sugiero, desde esta importante página web: que las colonias organizadas de ocañeros en el país, conozcan el escudo de la Provincia de Ocaña; y de ser posible, lo adopten en su papelería oficial.

 

Debe tenerse en cuenta que las colonias las integran gentes oriundas de nuestra ciudad y de la antigua provincia de Ocaña: Abrego, Aspasica, Cáchira, Convención, El Carmen, Otaré, Villacaro, Teorama, San Calixto, La Playa y Hacarí. Como puede concluirse, la ciudad de Ocaña tiene como diseñar su propio escudo con elementos propios de la ocañeridad.

Los editores de la revista Mapache hicieron propuestas en relación con el escudo, en el sentido de dejar el de la Ocaña española, conocido y apreciado por todos; o diseñar un nuevo Escudo de Ocaña, con asesoría de la Academia de Historia de Ocaña, con elementos propios y autóctonos. El Concejo de la ciudad y el señor Alcalde tienen la palabra.

El blasón actual es parte de un escudo; y como tal, parece como si algo le faltara: En su quietud y frialdad, es un escudo sin alma.

EL ESCUDO DE OCAÑA
Gabriel Angel Páez Téllez.

" las piedras están vivas,
lo que pasa es que duermen
en una silenciosa y apretada materia"
Carlos Castro Saavedra.

Ocaña tuvo escudo de antaño fue fundada
y se perdió en las noches de frailes y escuderos.
Se le buscó afanoso, para la tierra amada,
como buscó tesoro, un escuadrón de iberos.

El primigenio escudo se refundió en su raza:
Nativos y españoles en tierra Hacaritama.
Unidos en la sangre... la devoción que enlaza,
y que fundara Ocaña, en tierra americana.

Facilitó su imagen a la ocañera hermana.
Le compartió su gloria, un día la Ocaña hispana:
La Torre y la Corona, leones en acción…

Mas sólo preservaron: La Torre y la Diadema;
y en un bloque de piedra, se consume de pena.
¡En las partes faltantes quedó su corazón!

Gabriel Angel Páez Téllez

2. LA BANDERA

Al igual que el escudo, Ocaña tuvo su bandera original, que según el historiador Luis Eduardo Páez Courvel tiene los siguientes colores: Verde, amarillo y rojo.

Aunque parezca extraño, los colores de nuestra bandera actual: Blanco y Verde no se acordaron para la bandera de nuestra ciudad.

En el Club Ocaña, fundado en 1894, casa en donde se hospedó el Libertador Simón Bolívar, se izaba de cuando en cuando la bandera del Club con los colores blanco y verde y las gentes creyeron que era la bandera de la ciudad.

Aprovechando que el Club Ocaña preparaba su aniversario; en su condición de presidente (E), del Club, el arquitecto Juan Manuel Duque Carvajalino, presentó la bandera de la ciudad con los colores tradicionales de este centro social.

La bandera fue oficializada de la siguiente forma, según la ideara el doctor Duque Carvajalino: "largo dos veces lo ancho. Dividida en cuatro rectángulos iguales con los colores blanco y verde contrapuestos.

El color blanco representa la vocación mariana de la ciudad y el verde la esperanza.


3. EL HIMNO

Es increíble, pero como ocurrió con el escudo, y la bandera, también hubo un himno de Ocaña que no es el actualmente oficializado.

El primer himno a Ocaña lo escribió el poeta, Jorge Pacheco Quintero. La Música fue del maestro Manuel Pino. (Se me ocurre que fue Miguel Pino); Manuel, dice en el texto consultado.La concejal, señora Clemencia Patiño en un proyecto de Acuerdo propuso que el Himno fuera oficializado, para ratificar la aprobación que hacía años le había le diera el Centro de Historia de Ocaña.

(Qué importante que doña Clemencia nos comentara por medio de esta página web, qué pasó con su iniciativa ante el Concejo Municipal).

El himno de Ocaña no se popularizó en la población estudiantil; y en consecuencia, en las Escuelas y Colegios no se aprendió el Himno, labor que pudo llevar a efecto la Secretaría de Educación Municipal con el concurso de los docentes; y en consecuencia, como el escudo y la bandera originales de Ocaña, el himno cayó en el olvido.

En mi niñez y parte de mi juventud transcurridas en Ocaña, nunca escuché el himno.

Así fue pasando el tiempo… y en el año 1978, cuando con motivo del Sesquicentenario de la Gran Convención de Ocaña y la instalación del Segundo Congreso Grancolombiano de Historia, se reunieron los delegados de los países bolivarianos; y estaban listas en sus astas, las banderas de Colombia, Ecuador, Venezuela, Panamá y Ocaña, pudo evaluarse el tremendo descuido de no tener himno la ciudad. En el programa aparecía que a cada bandera se le rendirían honores con sus himnos respectivos.

Nuestro gobierno municipal no sabía qué hacer ¡Qué oso! ¿Cuál himno de Ocaña iban a presentar?

 

Texto del himno

Ocaña tierra altiva
Tus bravos luchadores
Domaron de la hispania
Los épicos leones.

Con sangre generosa
Los campos de batalla
Ungieron en heroicas
Magníficas jornadas.

"Ocaña tierra grande,
de Caro noble cuna,
arrullante los andes
Cual flor de sus alturas.

Son bellas tus mujeres
Que llevan en sus pechos
De vida el sacro germen
Que invita a lo procero"…

¡Oh! Raza de guerreros
y poetas, que han tenido
valor y sentimiento,
Virtudes y heroísmo.

Ocaña victoriosa
En lides del valor
Tu gloria es nuestra gloria
Tu honor es nuestro honor.

Tus hijos que celosos
Proclaman tus hazañas,
Hoy cantan victoriosos
Henchidos de tu fama.

Ya rotas las cadenas
Recuerdos de otra edad,
Hoy brilla en tu diadema
Un sol de libertad.


El Maestro Rafael Contreras, como el coronel Rondón, en la Batalla de Boyacá, salvó la patria… chica ocañera y propuso: que al interpretarse el himno de la República de Colombia se izaran la bandera de Colombia y la bandera de Ocaña. Para alivio de las autoridades ocañeras así se superó la emergencia.

Gracias a lo anterior, no pasamos a las páginas de Ripley. Con la posible leyenda: Ocaña, una hermosa ciudad colonial, en la región noroccidental del departamento Norte de Santander en Colombia, rica de tradición musical y literaria, no tiene himno.

Qué importante que se rescatara este himno. Importante saber cuál es la música.

Ojalá quienes lean este artículo pudieran escribir a esta página web comentando que saben la música del primer himno de Ocaña.

En relación con el nuevo himno oficializado de Ocaña fue adoptado por Decreto 159 del 14 de diciembre de 1994.

- La letra es del doctor Mario Javier Pacheco García.

- La Música del maestro Guillermo (Memo) Lémus Sepúveda.

- Arreglos orquestales: Maestro Raúl Rosero.

- Asesoría coral. Señor Alonso Bayona Quintero

 

Coro

Ocañeros con todo el orgullo,
Ocañeros por nuestra región,
Por Ocaña hasta el fin de los días,
Por Ocaña con el corazón.

Desde que en mil quinientos setenta
Te fundó el pedrocheño español,
Don Francisco Fernández de Contreras,
Somos casta, nobleza y honor.

La hermosura de nuestras doncellas
En Leonelda hechicera surgió
El valor de los "libres de Ocaña"
Que Bolívar ungió en batallón"

Coro.

Ocañeros con todo el orgullo…

Pero en mil ochocientos veintiocho
Voces truenan en la Convención,
Agoniza el Imperio en partidos,
Santander al amor sublevó.

Por tus gentes, tu paz y progreso
Por tu historia, por tu redención,
Por ti valle del Hacaritama
Nuestra sangre si lo pide Dios.

Soy testigo del esfuerzo de la administración municipal de Ocaña por popularizar este himno, para el efecto se grabó un disco larga duración, que inclusive me obsequió el doctor José Antonio Amaya Martínez que era Secretario de Educación de Ocaña en la administración del Dr. Manuel Salvador Alsina.

Mi pregunta es: ¿Se canta el himno de Ocaña en los planteles educativos?
Es importante que la niñez, juventud y ciudadanía en general conozcan: el Escudo, la bandera y el himno de Ocaña.

Es una tarea y responsabilidad que competen a la actual administración municipal de nuestra ciudad, y por extensión a los educadores ocañeros.


Lo anterior permitirá afianzar el sentido de pertenencia por la ocañeridad. Sólo así promocionaremos el presente y proyectaremos un mejor porvenir para la ciudad.

Valorando, en su justa dimensión, nuestros símbolos seremos mejores ciudadanos, y dignos de la tradición cultural de Ocaña. Santuario de la Patria, en el Norte de Santander.

Bibliografía consultada:

· Ferias y fiestas en Ocaña. Compilador Mario Javier Pacheco García, Ediciones Mapache número 7. - 1991.
· Guía Turística de Ocaña. Luis Eduardo Páez García. Gráficas Gutemberg. 1998
· SEUDÓNIMOS CÉLEBRES. Jesús Correa Viana. Editorial Veloz. Medellín.
· LA REGIÓN DE OCAÑA Y SU DESARROLLO. Jorge Meléndez Sánchez. Talleres Tipográficos Andaquí. Bogotá.
· HISTORIA Y GEOGRAFÍA DEL MUNICIPIO DE OCAÑA. Mario Javier Pacheco. Ediciones Mapache. No 8. - 1992.

Medellín, 4 de noviembre de 2001.