¿Cómo se distribuye la pensión de un pensiónado que fallece, que tiene esposa y compañera, pero que no ha disuelto el vínculo conyugal?

En caso de convivencia simultánea en los últimos cinco años, antes del fallecimiento del causante entre un cónyuge y una compañera o compañero permanente, la beneficiaria o el beneficiario de la pensión de sobreviviente será la esposa o el esposo.

Si no existe convivencia simultánea y se mantiene vigente la unión conyugal pero hay una separación de hecho, la compañera o compañero permanente podrá reclamar una cuota parte de lo correspondiente al literal a* en un porcentaje proporcional al tiempo convivido con el causante siempre y cuando haya sido superior a los últimos cinco años antes del fallecimiento del causante. La otra cuota parte le corresponderá a la cónyuge con la cual existe la sociedad conyugal vigente.

El texto en letra cursiva fue declarado EXEQUIBLE por la Corte Constitucional C-1035 de 2008, en el entendido de que además de la esposa o esposo, serán también beneficiarios, la compañera o compañero permanente y que dicha pensión se dividirá entre ellos (as) en proporción al tiempo de convivencia con el fallecido.
http://www.ugpp.gov.co/pensiones/preguntas-frecuentes.html

* “a. En forma vitalicia el cónyuge o la compañera o compañero permanente supérstite, siempre y cuando dicho beneficiario, a la fecha de fallecimiento del causante tenga 30 o más años de edad. En caso de que la pensión de sobrevivencia se cause por muerte del pensionado, el cónyuge o la compañera o compañero permanente supérstite, deberá acreditar que estuvo haciendo vida marital con el causante hasta su muerte y haya convivido con el fallecido no menos de cinco (5) años continuos con anterioridad a su muerte”.


PENSION DE SOBREVIVIENTES

La jurisprudencia de la Corte Constitucional ha reiterado que la pensión de sobrevivientes, anteriormente conocida como sustitución pensional, es una prestación social fundada en los principios de solidaridad y de universalidad de la seguridad social, que busca garantizar a los familiares de la persona afiliada fallecida, una estabilidad económica suficiente para asegurar su subsistencia en condiciones dignas, máxime, cuando dicha prestación es la única fuente de ingreso de sus beneficiarios, que tiene por fin evitar una situación de desamparo. En este último caso la naturaleza de la pensión de sobrevivientes siempre estará ligada a la protección del derecho fundamental al mínimo vital y por tanto, adquiere el carácter de fundamental.


El Consejo de Estado falló bajo criterios de justicia y equidad

Sustitución pensional puede compartirse entre cónyuge y compañera permanente, si existenten dos familias constituidas

La sustitución evita que quienes dependen del causante queden desprotegidos económicamente, lo que ocurriría si se prefiere alguna de las uniones.


 

¿A quién le asiste mejor derecho para sustituir la pensión de un causante, a quien acredita la condición de cónyuge sobreviviente o a quien demuestra ser la compañera permanente?

Según el Consejo de Estado, a ambas y por partes iguales, siempre y cuando las dos reclamantes demuestren que efectivamente vivieron con el causante hasta el momento de la muerte. Esta novedosa decisión fue tomada por la Sección Segunda, en un fallo que, aunque fue proferido e1 20 de septiembre del 2007, solo se dio a conocer el pasado 14 de abril.

El alto tribunal llegó a esta conclusión, después de analizar la situación que se originó cuando, ante la muerte de un agente retirado de la Policía Nacional, dos mujeres se presentaron como beneficiarias del 50% de la pensión: una, alegando ser la cónyuge y otra, la compañera permanente. El otro 50% ya se había asignado a los hijos.

Aunque el Decreto 1213 de 1990 establece que a la muerte de un agente de la Policía Nacional retirado la sustitución pensional le corresponde en un 50% al cónyuge sobreviviente, la jurisprudencia posterior a la Constitución de 1991 ha aclarado que este derecho también debe reconocerse a la compañera o compañero permanente, pues lo que está de por medio es la protección de la familia, sin importar cómo se constituyó.

De esta manera, cuando dos personas alegan tener derecho a la pensión, debe recibirla quien demuestre que compartió la vida con el causante durante los últimos años y que tuvo un compromiso de apoyo efectivo y de comprensión mutua.

Si hay dos uniones, ambas tienen derecho

En el caso que ocupó al consejo, no se pudo dirimir la controversia eligiendo a una de las reclamantes, pues los criterios establecidos por la jurisprudencia para tomar una decisión eran válidos para ambas partes. Al analizar las pruebas testimoniales y documentales, la Sección Segunda comprobó que el agente convivía con ambas mujeres, en municipios diferentes, y que las dos eran reconocidas por la comunidad como su pareja habitual.

Así mismo los hijos habidos dentro del matrimonio señalaron a su padre como a la persona que siempre estuvo a cargo del hogar y manifestaron que nunca lo abandonó. El agente duró 18 años casado y convivió, igualmente, por más de 10 años con us compañera permanente, con quien también tuvo un hijo.

 

Bajo un criterio de justicia y equidad, el consejo decidió que la pensión debía repartirse en partes iguales entre la esposa y la compañera permanente. El alto tribunal consideró que la finalidad de la sustitución pensional es evitar que las personas que forman parte de la familia y dependen patrimonialmente del causante puedan quedar sumergidas en el desamparo y el abandono económico, lo que ocurriría en caso de preferirse alguna de las dos uniones. (C.E. Sentencia 2410-04, sep. 20/07 C. P. Jesús María Lemos Bustamante)

No hay "amante" con pensión

El alcance de la decisión del Consejo de Estado desató confusión en algunos medios de comunicación, que afirmaron que "la esposa y la amante" debían compartir la pensión por partes iguales. Esta información hizo que se entendiera que bastaba la existencia de una relación extramatrimonial prolongada, para reclamar la sustitución pensional.

Sin embargo, este no es el alcance del fallo. Según aclara el abogado laboralista Julio César Carrillo, "no es una decisión que equilibre de manera imprudente la posición de la cónyuge con la de una 'amante', como irrespetuosamente lo plantearon algunos medios. Es una conclusión aplicable a un caso puntual, en el que se demostró que el causante compartió su vida con dos grupos familiares en forma simultánea".

Lejos de ser una invitación a la infidelidad o al rompimiento de la unidad familiar, Carrillo explica que se trata del reconocimiento de esa unidad, ante una circunstancia que ameritaba una decisión en equidad, para no darle prioridad a un grupo familiar sobre otro. Esta situación, agrega, obedece a un margen de interpretación excepcional, porque el régimen de la Policía Nacional es de los pocos excluidos de las normas generales consagradas en la Ley 100 de 1993.

"Para la generalidad de las situaciones, se aplica la Ley 797 del 2003, modificatoria de los artículos 47 y 74 de la Ley 100, la cual, aunque para los casos de convivencia 'no simultánea' adoptó la tesis de la proporcionalidad en el reparto de la pensión de sobrevivientes según el tiempo de esta convivencia, mantuvo para las circunstancias eventuales de simultaneidad la prevalencia del cónyuge con sociedad conyugal no disuelta", concluye Carrillo.

 
AMBITO JURÍDICO LEGIS 21 DE ABRIL AL 4 DE MAYO DE 2008 - PÁGINA TERCERA.

 

LEY 1204 DE 2008

(julio 4)

Diario Oficial No. 47.040 de 4 de julio de 2008

CONGRESO DE LA REPÚBLICA

Por la cual se modifican algunos artículos de la Ley 44 de 1980 y se impone una sanción por su incumplimiento.

EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA

DECRETA:

ARTÍCULO 1o. El artículo 1o de la Ley 44 de 1980 quedará así:

Artículo 1o. Para simplificar el trámite de sustituciones pensionales, ante cualquier operador, sea público, privado o de un empleador que tenga a su cargo el reconocimiento de pensiones, sean estas legales o convencionales y asegurar el pago oportuno de la mesada pensional y prestación del servicio de salud a quienes tienen derecho a ello, el pensionado al momento de notificarse del acto jurídico que le reconoce su pensión, podrá solicitar por escrito, que en caso de su fallecimiento, la pensión le sea sustituida, de manera provisional, a quienes él señale como sus beneficiarios, adjuntando los respectivos documentos que acreditan la calidad de tales.

Para efectos de determinar el grado de invalidez de un beneficiario, se requiere la evaluación ante la junta médica de invalidez, con cargo a la EPS, si se trata de un afiliado o con cargo a la administradora de la pensión, si se trata de una persona no afiliada.

PARÁGRAFO 1o. La solicitud deberá presentarse por duplicado, cuyo original se adjuntará al acto jurídico a través del cual se reconoció la pensión y la copia se devolverá al solicitante con la constancia de su presentación.

PARÁGRAFO 2o. El hecho de que el pensionado no hubiere modificado, antes de su fallecimiento, el nombre de su cónyuge supérstite o compañero (a) permanente, establecen a favor de estos o estas la presunción legal de no haberse separado de él o ella por su culpa.

ARTÍCULO 2o. El artículo 2o de la Ley 44 de 1980 quedará así:

Artículo 2o. Presentación de la solicitud. Fallecido el pensionado, en el evento que este haya solicitado la sustitución pensional, sus beneficiarios, deberán presentar la solicitud de sustitución definitiva, adjuntando el registro civil de defunción del causante y la constancia de presentación de la solicitud de traspaso provisional de que trata el artículo anterior.

En el evento que el fallecido, no haya solicitado la sustitución pensional, sus beneficiarios podrán acudir a sustituirle previa solicitud escrita dirigida al operador pensional y se procederá acorde al trámite establecido en la presente ley para la solicitud de sustitución definitiva.

Los solicitantes actuarán en formulario o formato que expida el operador o mediante solicitud escrita dirigida a la entidad operadora.

ARTÍCULO 3o. El artículo 3o de la Ley 44 de 1980 quedará así:

Artículo 3o. Términos para decidir la solicitud de sustitución provisional. Los operadores públicos, privados o los empleadores que tengan a su cargo el reconocimiento de pensiones, según sea el caso, dentro de los 15 días siguientes a la radicación de la solicitud de sustitución definitiva, deberán proferir acto jurídico, apoyándose en el memorial inicial del pensionado y las pruebas, ordenando el pago inmediato, en forma provisional, de la pensión del fallecido, en la misma cuantía que se venía disfrutando, distribuidas de conformidad con la ley, a partir del día siguiente del fallecimiento del causante.

ARTÍCULO 4o. El artículo 4o de la Ley 44 de 1980, quedará así:

Artículo 4o. Publicación y requerimiento. En el acto jurídico que decrete la sustitución provisional, el operador público, privado o empleador que tenga a su cargo el reconocimiento de pensiones, ordenará la publicación inmediata del edicto emplazatorio, en un periódico de amplia circulación, dirigido a quienes se crean con derecho a la sustitución de la pensión del fallecido, a fin de que dentro de los treinta (30) días siguientes se presenten a reclamarla aportando las pruebas en que se funden, así como las conducentes a desconocer los derechos de los beneficiarios indicados en el acto jurídico provisional, si fuere el caso.

De otro lado, para efectos del cobro de mesadas causadas y no cobradas por el pensionado fallecido, dentro del mismo acto jurídico de reconocimiento provisional se ordenará requerir a las entidades encargadas del pago de la pensión para que expida el certificado de la última mesada cobrada por el causante, certificación que debe expedirse en el término de quince (15) días.

ARTÍCULO 5o. TÉRMINOS PARA DECIDIR LA SUSTITUCIÓN PENSIONAL DEFINITIVA. Si no se presentare controversia, la sustitución, de manera definitiva, se resolverá dentro de los diez (10) días siguientes al vencimiento del término del edicto emplazatorio. En caso de controversia se resolverá dentro de los veinte (20) días siguientes.

En caso de que los beneficiarios iniciales tuvieren que hacer compensaciones a los nuevos por razón de las sumas pagadas, así se ordenará en el acto jurídico y lo ejecutará la entidad pagadora.

Las compensaciones se harán descontando el valor correspondiente de las futuras mesadas.

ARTÍCULO 6o. DEFINICIÓN DEL DERECHO A SUSTITUCIÓN PENSIONAL EN CASO DE CONTROVERSIA. En caso de controversia suscitada entre los beneficiarios por el derecho a acceder a la pensión de sustitución, se procederá de la siguiente manera:

Si la controversia radica entre cónyuges y compañera (o) permanente, y no versa sobre los hijos, se procederá reconociéndole a estos el 50% del valor de la pensión, dividido por partes iguales entre el número de hijos comprendidos. El 50% restante, quedará pendiente de pago, por parte del operador, mientras la jurisdicción correspondiente defina a quién se le debe asignar y en qué proporción, sea cónyuge o compañero (a) permanente o ambos si es el caso, conforme al grado de convivencia ejercido con el causante, según las normas legales que la regulan. Si no existieren hijos, el total de la pensión quedará en suspenso hasta que la jurisdicción correspondiente dirima el conflicto.

Si la controversia radica entre hijos y no existiere cónyuge o compañero (a) permanente que reclame la pensión, el 100% de la pensión se repartirá en iguales partes entre el total de hijos reclamantes, pero solo se ordenará pagar las cuotas que no estuvieran en conflicto, en espera a que la jurisdicción decida. Si existe cónyuge o compañero (a) permanente se asignará el 50% a este o estas(os) y sobre el 50% correspondiente a los hijos se procederá como se dispuso precedentemente.

ARTÍCULO 7o. TRANSICIÓN. El Gobierno Nacional deberá llevar a cabo, en un plazo improrrogable de un (1) año, contado a partir de la vigencia de la presente ley, un plan de ajuste en las entidades estatales reconocedoras de pensiones, con el fin de poder dar cumplimiento a los términos de esta ley, para lo cual se dotará a dichas entidades de las herramientas necesarias para evacuar los trámites pendientes, adecuando los procesos y procedimientos operativos para dar cumplimiento estricto a los términos de la presente ley.

ARTÍCULO 8o. Los beneficiarios de la sustitución pensional, podrán acudir ante cualquier juez de la República e interponer la acción de tutela, para que les sea resuelto el derecho de petición, de conformidad con los términos establecidos en la presente ley.

ARTÍCULO 9o. Si por causa imputable al operador público o privado, la sustitución pensional no es resuelta dentro de los términos previstos en esta ley, la conducta se sancionará con multa equivalente a diez (10) salarios mínimos legales diarios vigentes por cada día de retardo, a cargo del responsable.

La resolución que imponga la multa, será proferida por la entidad que ejerza vigilancia y control sobre el pagador de pensiones y las correspondientes a otros operadores distintos a los vigilados las expedirá el Ministerio de la Protección Social.

La resolución proferida por el Ministerio, prestará mérito ejecutivo y será exigible ante la jurisdicción coactiva. Los recursos recaudados por la imposición de estas multas, se destinarán a financiar el fondo de solidaridad pensional establecido en la Ley 100 de 1993.

ARTÍCULO 10. La presente ley rige a partir de la fecha de su promulgación y deroga todas las disposiciones que le sean contrarias.

La Presidenta del honorable Senado de la República,

NANCY PATRICIA GUTIÉRREZ CASTAÑEDA.

El Secretario General (E.) del honorable Senado de la República,

SAÚL CRUZ BONILLA.

El Presidente de la honorable Cámara de Representantes,

OSCAR ARBOLEDA PALACIO.

El Secretario General (E.) de la honorable Cámara de Representantes,

JESÚS ALFONSO RODRÍGUEZ CAMARGO.

REPÚBLICA DE COLOMBIA - GOBIERNO NACIONAL

Publíquese y ejecútese.

Dada en Bogotá, D. C., a 4 de julio de 2008.

ÁLVARO URIBE VÉLEZ

El Ministro de Hacienda y Crédito Público,

OSCAR IVÁN ZULUAGA ESCOBAR.

El Ministro de la Protección Social

 

 

PENSIÓN DE SOBREVIVIENTES, SUSTITUCIÓN PENSIONAL, ACREDITACIÓN DE REQUISITOS
Concepto 2008019796-000

Síntesis: No existe una norma que establezca todos los documentos que se deben exigir para acceder a la sustitución de la pensión de sobrevivientes. Relación de las normas que contienen algunos criterios para definir cómo se acredita el cumplimiento de los requisitos exigidos para el efecto.

«(…) formula la siguiente consulta:

“(…) con el fin de ajustar nuestro procesos frente a la normatividad legal, les agradezco confirmarme para el caso de los pensionados que fallecen, para los sobrevivientes que soliciten pensión de sustitución que (SIC) documentos son los que por normatividad se deben exigir para cada caso, es decir, para el (la) cónyuge, compañera (o) permanente, hijos menores de edad, hijos de 18 a 25 años estudiantes, hijos discapacitados, hermanos dependientes discapacitados.”

Al respecto, resultan pertinentes los siguientes comentarios:

I. Marco Normativo

A. Artículo 9 del Decreto 1889 de 1994.

“El cónyuge del pensionado que fallezca tendrá derecho a la pensión de sobrevivientes cuando cumpla con los requisitos exigidos por los literales a) de los artículos 47 y 74 de la Ley 100 de 1993.”

B. Artículos 47 y 74 de la Ley 100 de 1993, modificados por el artículo 13 de la Ley 797 de 2003.

“Son beneficiarios de la pensión de sobrevivientes:

a) En forma vitalicia, el cónyuge o la compañera o compañero permanente o supérstite, siempre y cuando dicho beneficiario, a la fecha del fallecimiento del causante, tenga 30 o más años de edad. En caso de que la pensión de sobrevivencia se cause por muerte del pensionado, el cónyuge o la compañera o compañero permanente supérstite, deberá acreditar que estuvo haciendo vida marital con el causante hasta su muerte y haya convivido con el fallecido no menos de cinco (5) años continuos con anterioridad a su muerte;

b) En forma temporal, el cónyuge o la compañera permanente supérstite, siempre y cuando dicho beneficiario, a la fecha del fallecimiento del causante, tenga menos de 30 años de edad, y no haya procreado hijos con este. La pensión temporal se pagará mientras el beneficiario viva y tendrá una duración máxima de 20 años. En este caso, el beneficiario deberá cotizar al sistema para obtener su propia pensión, con cargo a dicha pensión. Si tiene hijos con el causante aplicará el literal a).

Si respecto de un pensionado hubiese un compañero o compañera permanente, con sociedad anterior conyugal no disuelta y derecho a percibir parte de la pensión de que tratan los literales a) y b) del presente artículo, dicha pensión se dividirá entre ellos (as) en proporción al tiempo de convivencia con el fallecido.

En caso de convivencia simultánea en los últimos cinco años, antes del fallecimiento del causante entre un cónyuge y una compañera o compañero permanente, la beneficiaria o el beneficiario de la pensión de sobreviviente será la esposa o el esposo. Si no existe convivencia simultánea y se mantiene vigente la unión conyugal pero hay una separación de hecho, la compañera o compañero permanente podrá reclamar una cuota parte de lo correspondiente al literal a en un porcentaje proporcional al tiempo convivido con el causante siempre y cuando haya sido superior a los últimos cinco años antes del fallecimiento del causante. La otra cuota parte le corresponderá a la cónyuge con la cual existe la sociedad conyugal vigente;

c) Los hijos menores de 18 años; los hijos mayores de 18 años y hasta los 25 años, incapacitados para trabajar por razón de sus estudios y si dependían económicamente del causante al momento de su muerte, siempre y cuando acrediten debidamente su condición de estudiantes; y, los hijos inválidos si dependían económicamente del causante, esto es, que no tienen ingresos adicionales, mientras subsistan las condiciones de invalidez. Para determinar cuando hay invalidez se aplicará el criterio previsto por el artículo 38 de la Ley 100 de 1993;

d) A falta de cónyuge, compañero o compañera permanente e hijos con derecho, serán beneficiarios los padres del causante si dependían económicamente de este;

e) A falta de cónyuge, compañero o compañera permanente, padres e hijos con derecho, serán beneficiarios los hermanos inválidos del causante si dependían económicamente de éste.

PARÁGRAFO. Para efectos de este artículo se requerirá que el vínculo entre el padre, el hijo o el hermano inválido sea el establecido en el Código Civil.” (Negrilla fuera del texto original).

C. Artículo 38 de la Ley 100 de 1993.

“Para los efectos del presente capítulo se considera inválida la persona que por cualquier causa de origen no profesional, no provocada intencionalmente, hubiere perdido el 50% o más de su capacidad laboral.”

D. Artículo 10 del Decreto 1889 de 1994.

“Para efectos de la pensión de sobrevivientes del afiliado, ostentará la calidad de compañero o compañera permanente la última persona, de sexo diferente al del causante, que haya hecho vida marital con él, durante un lapso no inferior a dos (2) años.

Tratándose del pensionado, quien cumpla con los requisitos exigidos por los literales a) de los artículos 47 y 74 de la Ley 100 de 1993.”

E. Artículo 11 del Decreto 1889 de 1994.

“Se presumirá compañero o compañera permanente, quien haya sido inscrito como tal por el causante en la respectiva entidad administradora. Igualmente, se podrá acreditar dicha calidad por cualquier medio probatorio previsto en la ley.” (Negrilla fuera del texto original).

F. Artículo 13 del Decreto 1889 de 1994.

“El estado civil y parentesco del beneficiario de la pensión de sobrevivientes, se probará con el certificado de registro civil.

PARAGRAFO. Para las personas nacidas con anterioridad al 15 de junio de 1938 su estado civil se acredita conforme al Decreto 1160 de 1970” (Negrilla fuera del texto original).

G. Artículo 14 del Decreto 1889 de 1994.

“El estado de invalidez del beneficiario de la pensión de sobrevivientes se calificará de conformidad con lo previsto en el Decreto 1346 de 1994 y las normas que lo aclaren o modifiquen.” (Negrilla fuera del texto original).

H. Artículo 15 del Decreto 1889 de 1994.

“Para los efectos de la pensión de sobrevivientes, los hijos estudiantes de 18 años o más años de edad y hasta 25, deberán acreditar la calidad de tales, mediante certificación auténtica expedida por el establecimiento de educación formal básica, media o superior, aprobado por el Ministerio de Educación, en el cual se cursen los estudios, con una intensidad de por lo menos 20 horas semanales.” (Negrilla fuera del texto original).

I. Artículo 16 del Decreto 1889 de 1994.
“Para efecto de la pensión de sobrevivientes se entiende que una persona es dependiente económicamente cuando venía derivando del causante su subsistencia.” (Negrilla fuera del texto original).

II. Análisis y Conclusiones

A pesar de que no existe una norma que establezca todos los documentos que se deben exigir para acceder a la sustitución de la pensión de sobrevivientes, las normas arriba trascritas contienen algunos criterios para definir cómo se acredita el cumplimiento de los requisitos exigidos para el efecto.

Así, de conformidad con lo establecido por el Artículo 13 del Decreto 1889 de 1994, “El estado civil y parentesco del beneficiario de la pensión de sobrevivientes, se probará con el certificado de registro civil.” Y “Para las personas nacidas con anterioridad al 15 de junio de 1938 su estado civil se acredita conforme al Decreto 1160 de 1970.” Con este documento se deberá probar, entonces, la calidad de hijo, cónyuge o hermano y la edad, para los casos en que constituye un requisito.

Por otra parte, para el caso de los compañeros permanentes, el artículo 11 del Decreto 1889 de 1994 señala que se presumirá que tiene tal calidad “(…) quien haya sido inscrito como tal por el causante en la respectiva entidad administradora” o “se podrá acreditar dicha calidad por cualquier medio probatorio previsto en la ley.”

En lo que se refiere a la calificación del estado de invalidez del beneficiario de la pensión de sobrevivientes, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 14 del Decreto 1889 de 1994, debe hacerse de conformidad con el procedimiento y requisitos previstos en el Decreto 2463 de 2001. El beneficiario deberá acreditar la calificación correspondiente y ésta se debe encontrar en firme.
El requisito de ser estudiantes, para el caso de los hijos de 18 a 25 años de edad, debe acreditarse “(…) mediante certificación auténtica expedida por el establecimiento de educación formal básica, media o superior, aprobado por el Ministerio de Educación, en el cual se cursen los estudios, con una intensidad de por lo menos 20 horas semanales”, según lo establecido por el artículo 15 del Decreto 1889 de 1994.

De conformidad con lo dispuesto por el artículo 16 del Decreto 1889 de 1994 “Para efecto de la pensión de sobrevivientes se entiende que una persona es dependiente económicamente cuando venía derivando del causante su subsistencia.” Si bien no hay una disposición legal y reglamentaria que señale cómo debe acreditarse tal dependencia, por lo que podría hacerse a través de cualquier medio probatorio previsto en la ley, sobre el particular resulta ilustrativo el análisis efectuado por la Honorable Corte Constitucional en la sentencia C-111 de 2008.

Por último, le informamos que esta Superintendencia está estudiando la posibilidad de impartir instrucciones para unificar los criterios en cuanto a los documentos que se deben solicitar para la acreditación del cumplimiento de los requisitos para acceder a una pensión, de lo cual se dará oportuna información. Adicionalmente cada administradora tiene la obligación de tener a disposición del público el proceso y documentos necesarios para estos efectos por lo cual usted puede solicitar tal información a la correspondiente administradora.