MARGARITA LA DEL CERRO
6 de agosto de 2005 - Fotos y textos: Guido Pérez Arévalo

 
 
Margarita, la dama encantada y encantadora que recreó la leyenda del Cerro de la Vieja, subió las escalinatas del monumento a la Virgen, para cumplir, muy cerca de la madre celestial, la misión de vigía del pueblo chitarero.

Su espléndida belleza, modelada en cuatro metros por la escultora Patricia López, descansa ahora sobre un alto pedestal en la carretera que conduce a Ragonvalia, y serpentea en la colina chitarera.

Una cabalgata, de más de cincuenta jinetes, encabezada por el ingeniero Segundo Antonio González, subió hasta la colina a descorrer el pabellón tricolor, que cubría el monumento, para permitir que propios y extraños disfruten de su encanto.

La imponencia del monumento y la topografía del lugar, no facilitan, desde allí, capturar la imagen de Margarita. La foto, que ilustra este artículo, fue tomada cuando descansaba en el Colegio de la Presentación. César Torres no subió, apostado en el parque Ramón González Valencia, disparó en dos ocasiones su potente cámara.

Por las escalinatas ascendieron, por lo menos, cien personas; un número similar llegó en vehículos particulares. Hubo intervención musical de la tuna de la UDES y palabras del Alcalde, José Luis Duarte, del doctor Alberto Rodríguez y del benefactor, ingeniero Segundo Antonio González Cárdenas.

 



 
El ingeniero Segundo González, acompañado del alcalde, José Luis Duarte Gómez, se dirige a los asistentes. Se observa la placa del monumento, que contiene una síntesis de la leyenda del Cerro de la Vieja. El proyecto tiene por delante la posibilidad de mejorar la vía y el entorno para facilitar los paseos nocturnos.
 
 

Eran las 6:00 p.m. La suave brisa vespertina, de la colina chitarera, convocaba a la bohemia y, sobre todo, a soñar con una nueva era para esta tierra de todos.

El acto había terminado, pero los concurrentes seguían en el mismo lugar. Algunos rezagados acudían a las copitas espirituosas. Nosotros andábamos en lo mismo con Oscar Velasco, controlado a prudente distancia por doña Lolita.

 
 
Doña Nubia Romero, la nueva alcaldesa (se posesiona el 12 de agosto/2005), estaba sonriente, en el mirador, con fondo de luces titilantes. Sus nuevos dominios administrativos serán su reto, su sueño y su compromiso. Queremos que le vaya bien, para que le vaya bien a Chinácota. Acabábamos de capturar la panorámica, que pueden ampliar con un clic.
 
 
Los estudiantes Leonardo Contreras, Alexandra y Silvana, acompañados de familiares y amigos escuchan las palabras del doctor Alberto Rodríguez.
 
 
César Torres, con su potente cámara, captura los monumentos a la Virgen y a Margarita. En la esquina de la terraza están, en animada conversación, Eduardo Ponce, director de Recursos Humanos de Omimex y Guido Pérez Arévalo, director de www.chinacota.com/